Image default
Destacados Entrevistas

«El humor es un filtro para decir un montón de cosas»

Entrevista a La Quipi

Graciela Quilpildor La Quipi, no le cae bien a todo el mundo (nadie le cae bien a todo el mundo). Pero en una Salta que muchas veces atrasa, que no nos quiere dejar ser, su personalidad choca un poco a veces. Y eso a ella no parece importarle.

Habla, no se limita y dice lo que piensa, no se guarda nada. Y somos muchas las que agradecemos que así sea, nos impide seguir callando. 

Está en la radio, escribe, hace stand up.

El stand up parece fácil, es estar ahí parado, con el micrófono en la mano, contando cosas. Es un poco más que eso, requiere preparación, la cabeza tiene que estar muchas horas pensando, hay que pasar las ideas al papel, después elegir, probar, ver que funcione, sacar, poner, mover, tachar, destachar. Esto de preparar un espectáculo de humor no es soplar y hacer botella, y La Quipi cuenta cómo vive ese proceso.

¿Cómo empezaste con el humor?

Empecé escribiendo por Facebook y ahí me di cuenta de que era graciosa. Me propusieron hacer algo sobre un escenario, probé y me gustó. 

Empecé a formarme, estudié comedia, y me di cuenta de que era un lenguaje diferente y que no era escribir solamente.  Me gustó el desafío, creo que tuve una ventaja, aunque no fue fácil, tenía que ver con el hecho de que no había nadie que hubiera hecho este camino, por lo menos de stand up en Salta. 

La gente ya sabe lo que es el stand up, pero había que probar todo por primera vez. Y la verdad, creo que eso fue una ventaja, porque los o las que vengan después ya saben que hay un público. 

Están viniendo comediantes de otros lugares, están viniendo cosas buenas, pero es importante tener eso, la mirada de alguien de acá porque al salteño le encantan las referencias.

¿Fuera de Salta qué posibilidades te dio?

Estuve en programas como Bendita TV, Hora de reír, y eso también me permitió figurar en el mapa de comediantes del país. Después hice funciones en Mendoza y en Buenos Aires. Y mi idea es empezar a moverme un poquito más. Mi sueño a corto plazo es poder ir a Bolivia, no conozco cómo será esa plaza pero me encantaría probar cómo funciona lo que hago acá, allá. 

¿Cómo es el proceso de hacer que lo que está en el papel se convierta en lo que contás sobre el escenario?

A esta altura aprendí a escribir mi propia voz, ya escribo como sueno. Cuando escribo, escribo con palabras que yo diría. 

¿Para el stand up también hay que ensayar en el escenario?

Primero me ocupo de que la letra no sea un problema, de ya tenerla bien fijada en la cabeza, de que suene a mi, no que suene escrito. Eso por un lado, y después busco sentirme cómoda con lo que estoy diciendo porque de entrada es como que estoy muy en la cabeza tratando de acordarme, y después tengo que sostener la actitud con el cuerpo. Una vez que ya lo tengo aprendido de memoria trabajo con el resto.

¿Todo lo que proponés acá son trasladables a otro espectáculo o quedan acá? (¿Lo que pasa en Salta, queda en Salta?)

Siempre hay cosas que solamente funcionan acá, porque son locales y no son universales, pero después hay otras cosas que si las puedo llevar a otros lugares haciendo algunas modificaciones.

¿Cómo es para vos la experiencia de hacer humor? ¿Hay alguna diferencia con el hombre que hace humor?

Durante muchos años hubo como un prejuicio argentino de que sólo los hombres podían hacer humor. Durante los últimos 15 años empezaron a aparecer mujeres con otro peso.

Me parece que se creía que las mujeres sólo podían hacer humor sobre cosas de mujeres y que solamente podían hacer reír a otras mujeres, porque hablaban de toallitas, de ropa, de peinados, de uñas y ese tipos de cosas. 

La humorista argentina demostró que puede hacer reír y puede hablar sobre cualquier tema. Hoy no percibo que haya una diferencia de género, yo lo considero más una diferencia de de calidad. Cuando algo es bueno y está bien hecho no importa quién lo haga, no importa si te terminás de identificar o no. 

Yo puedo escuchar un monólogo de alguien que cuenta sobre el puerperio o sobre el parto y si está bien hecho yo entiendo, me río aunque no me pueda identificar con la vivencia, pero si con la actitud del que lo cuenta, entonces ahí ya está, es suficiente. Si está bueno, funciona.

¿Considerás al humor como algo catártico, como algo sanador?

Absolutamente, aprendí eso, que el humor es un filtro para decir un montón de cosas y de alguna manera poner en palabras lo que los demás también quieren decir, porque cuando uno habla y el otro se identifica con lo que vos hacés, te permite de alguna manera hablar por el otro, o poner un pensamiento o sentimiento para que los demás digan: “si, me pasa eso” o “no me pasa eso”.

Texto y Fotografía: Luciana Cassina

 

Relacionados con este articulo

«NO SABEN CÓMO SOY»

Encultura web

Covid Series

admin

“Vivo en un cuento de hadas”

Encultura web