Image default
NOTICIAS

Reconocernos desde nuestra propia monstruosidad

El jueves 14 y viernes 15 de octubre a las 21:30 en El Teatrino, sube a escena la obra La Bestia y yo, de la Compañía de Teatro “La Morisqueta”.

Una versión de “Frankenstein o el moderno Prometeo”, el texto clásico de Mary Shelley, recreado por Graciela Quipildor y llevado al escenario con la dirección de Cristina Idiarte.

Una obra que explora la diversidad, los prejuicios, el miedo y las heridas que nos hacen más humanos o nos despojan de nuestra humanidad. 

La Bestia y yo está protagonizada por Zoe Subelza, Lujan Arce, Juanse Cobo y Facundo Creche

Hacía falta conocer un poco más de esta puesta en escena que se estrena el 14 de octubre. Así que acá van las preguntas de rigor que respondió Cirstina Idiarte.

¿Están listos?

Si, estamos listos, venimos ensayando desde abril. Por momentos hemos tenido esa cosa de que todavía no estaba. Queríamos estrenar en septiembre, pero después, por una cosa u otra, decidimos estrenar ahora. 

Es una obra escrita por La Quipi a partir de algunas cosas que hemos planteado como necesidad. Teníamos muchas ganas de hacer el texto de Frankenstein, pero pasado por un filtro diferente, y bueno, le mostramos un poco lo que teníamos ganas de hacer, y ella lo interpretó a la perfección. Así surgió este texto que para nosotros es maravilloso y que, la verdad, está buenísimo llevarlo a escena.

Uno piensa en La Quipi y la asocia al humor. Pero, al parecer, la obra tiene otra esencia.

Tiene más reflexión que otra cosa, está contada desde un lenguaje muy cotidiano, tiene humor, lo justo y necesario, como para encariñarse con los personajes. Lo que sí tiene es mucha ternura; si hay algo que tiene esta obra es ternura, puesta en cada uno de los personajes, hasta en el peor. 

La obra está representada por la compañía más joven de La Morisqueta, que es el elenco más nuevito, eso también le da un plus extra para mirar diferente al trabajo que venimos haciendo.

¿Quiénes y cómo son los personajes?

Victor Frankestein, es el padre, el creador de la bestia. Es un tipo bastante engreído, para él lo único que existe es su trabajo y a lo que menos puede prestar atención es al afuera, un tipo muy obsesivo con sus cosas y también un exitista.

Por otro lado está Elizabeth, que es su enamorada, su prometida, una persona a la que Victor ama profundamente. Ella es la mujer que está ahí para sostener a Victor… y para sostener a todo lo demás. 

Braulio es el personaje del jorobado, el asistente de Victor. Al igual que Frankenstein, es un excluido y un monstruo, aunque no tanto como la bestia, pero tiene también una gran dosis de corazón.

Y, por último, Frankenstein, la bestia, que es como muchas partes de muchas personas juntas y a la vez no es nadie. Tiene un corazón imposible, no se puede detener lo inevitable. Una persona es una persona cuando tiene la posibilidad de amar, y eso es un poco lo que la obra reafirma. 

Cada uno de los personajes tiene claramente puesto un arquetipo fuerte. En el caso de Elizabeth, es el amor maternal, el amor incondicional; en el caso de Victor es el egoísmo extremo; en el caso de Braulio es la amistad y en el caso de Frankenstein el asombro. 

Decidimos tomar a Frankenstein como el excluido, el diferente, el distinto y hemos construido un personaje que es más cercano a una persona con discapacidad que a un monstruo, porque hoy por hoy son esos lugares de monstruosidades los que nos habitan.

Entonces estaba bueno mostrar esto que nosotros venimos trabajando hace mucho tiempo, que tiene que ver con la discapacidad, cuál es la verdadera inclusión, desde qué lugar se hace lugar al diferente, qué posibilidades hay de reconocernos a nosotros desde nuestra propia monstruosidad, que eso también está bueno tenerlo en cuenta. No somos todo perfección. 

Estrenamos el 14 y el 15 es la segunda función.

¿Y reponen después? 

Si, comenzamos la temporada con ellos. 

La Bestia y yo  es una propuesta que en un primer momento quisimos contar a adolescentes, está destinada a ese público,pero la puede ver cualquiera.

Es una puesta un poco dura, porque habla de la muerte, muy cercana. Y también tiene una confluencia de cosas que ha hecho que la obra sea  muy interesante, hay una escenografía muy loca, muy puesta sobre la obra, y el diseño sonoro también, el vestuario. Hemos trabajado mucho, entonces está bueno sostenerla mucho tiempo.

¿Y están preparando alguna otra obra?

Estamos ensayando varias. Estrenamos Heroinas hace muy poquito en el Polo de la Mujer y ahora la estrenamos en noviembre de manera definitiva. Es una propuesta muy diferente, que tiene un trabajo espacial similar al de Artificio, quebrar el espacio escénico. 

Con el elenco de los más chicos estamos trabajando en una propuesta sobre Pinocho para fin de año y otra sobre Sherlock Holmes.

Relacionados con este articulo

UNA SESIÓN DE TERAPIA

Encultura web

Plan Z

admin

CONVOCATORIA A GRUPOS MUSICALES

Encultura web